Albóndigas de pollo en salsa de tomate

Con la salsa de tomate conseguimos que las albóndigas de pollo queden completamente jugosas y tengan un sabor delicioso, ideal para los niños.

Receta de albóndigas de pollo en salsa de tomate

Ingredientes para preparar albóndigas de pollo en salsa de tomate

  • Para las albóndigas:
  • 350 gr. de carne picada de pollo
  • 1 diente de ajo majado o muy picado
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • 1 huevo
  • Para la salsa:
  • 300 ml. Salsa de tomate
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Salsa de soja (opcional)

¿Cómo preparar albóndigas de pollo en salsa de tomate?

  • Para preparar la carne de las albóndigas de pollo en salsa de tomate, simplemente tenemos que añadir todos los ingredientes en un bol y mezclarlos bien para obtener una masa compacta y uniforme.
  • Cuando tengamos la carne preparada pasamos a hacer la segunda parte de las albóndigas de pollo en salsa de tomate, la salsa. En primer lugar, pondremos una cazuela al fuego y añadiremos la cebolla y el pimiento muy picados, con un poco de sal.
  • Cuando estén cocinados estos dos ingredientes, añadimos la salsa de tomate, una pizca de sal y un poco de pimienta negra molida. Todo esto lo tenemos que remover para que se unan todos los sabores y, para finalizar, sólo tenemos que añadir una cucharadita de salsa de soja, que le dará un toque muy distinto a las albóndigas de pollo en salsa de tomate.
  • Para finalizar el plato, simplemente tenemos que hacer bolas con la carne que hemos preparado antes y añadirlas a la salsa de tomate, que la tendremos a fuego medio. Tendremos que tapar la cazuela y tras unos 20 minutos la carne estará cocinada y lista para servir.
  • Foto orientativa: Arndog
Nota del autor:

Si no nos gusta encontrarnos trozos de verdura en el plato siempre podemos batir la salsa de las albóndigas de pollo en salsa de tomate, así conseguiremos que quede más espesa y que tenga menos grumos.

Podemos no añadir salsa de soja a las albóndigas de pollo en salsa de tomate, aunque le da un toque asiático y distinto que no se consigue de ninguna otra forma.